Rosebudding: el porno extremo que desearás no haber visto (por supuesto, NSFW)

Autor: Amy Bellete | Visitas: 6,718 | Fecha: 20/06/2014 11:31:29 pm

PRECAUCIÓN: A continuación se detallan situaciones sexuales extremas y se proveen links de prácticas que pueden ofender la sensibilidad de lxs lectores. Como Two Girls One Cup o la Macarena, se trata de cosas que no puedes olvidar, y tal vez tendrías una vejez mucho más feliz de no haberlo hecho. Avant Sex recomienda discreción.

Rosebud-

Una de las mejores películas de todos los tiempos, Citizen Kane, comienza con una palabra: Rosebud. Pero el botón de rosa que el agonizante Kane recuerda en su lecho de muerte no tiene nada que ver con el eufemismo que denomina una de las formas de pornografía extrema (y apenas legal) con el mismo nombre.

El nombre médico del Rosebudding es prolapso anal. “Sabe a carne cruda y sangre”, dicen. Se produce cuando el recto de una persona sale a través de su ano y los tejidos internos quedan expuestos; su semejanza a una rosa de carne no requiere mucha imaginación.

Cuando alguien sufre (aunque el término en el porno parece no aplicar) un prolapso anal, generalmente es llevado a la sala de urgencias del hospital más cercano y debe someterse a una cirugía para volver a colocarlo en su lugar. Pero en el mundo del porno esto no ocurre y las cámaras siguen filmando mientras otro actor o actriz le hace toda clase de cosas al revestimiento intestinal del otro: chorrear miel, lamer, tocar, rendir tributo a la rosa escondida.

La proliferación de sitios como PornHub, RedTube y Xvideos permite que la gente tenga acceso a virtualmente cualquier forma de pornografía legal sin tener que pagar a los productores, como en los tiempos del VHS. Esto parece haber llevado a los miembros de la industria porno a idear formas de pornografía tan extrema –y potencialmente tan peligrosa– que obliguen a los espectadores a pagar por verla.

Es genial que la gente explore su sexualidad, y que en su tiempo libre observen todas las formas de pornografía que, siempre bajo consentimiento, desarrollen todas las formas que sus fantasías consideren necesarias. Pero el rosebudding no sólo es extremadamente peligroso, sino que se realiza en un entorno que puede poner en verdadero riesgo a quienes lo realizan.

Sheena Shaw es la reina de este tipo de porno. A pesar de las grandes cantidades de dinero que cobra por estas escenas (a diferencia de productoras de Europa Oriental), como veterana de la industria sabe de mujeres que han tenido fisuras anales y daños irreversibles. Las escenas no se filman bajo supervisión médica, y el riesgo de lesión es altísimo –mucho más que cualquier precio que una actriz pudiera cobrar por hacerlo.

¿Y en caso de una lesión? En entrevista, Shaw afirmó que “nadie habla de eso. Te hacen firmar excenciones antes de hacer las escenas. De ninguna manera vas a obtener indemnizaciones.”

En Avant Sex discutimos a menudo sobre pornografía, y celebramos la belleza de la fantasía sexual. Pero creemos que en este caso se trata de una práctica que, gracias a la voracidad del mercado, pone en franco riesgo a las personas que los ejecutan. Deberíamos preguntarnos si las fantasías extremas justifican prácticas laborales que potencialmente podrían costarle la vida a una persona. En una palabra, una escena de rosebudding podría convertirse en pornografía snuff de un momento a otro, y probablemente el público nunca se enteraría.

Si lo expuesto hasta ahora no ha hecho sino atizar tu curiosidad, puedes dar click aquí (NSFW).

COMPARTIR

NOTICIAS DE performance

LA ESTIMULACIÓN PROSTÁTICA PUEDE PRODUCIR GRAN PLACER ENTRE SUS PRACTICANTES, SI ESTOS SON CAPACES DE SUPERAR LOS TABÚES RELATIVOS A LA CONSTRUCCIÓN DE LA MASCULINIDAD DESDE SU PROPIO CUERPO Y EL DE SUS PAREJAS.

Owen Wright es una figura hercúlea en un mar de cortos, surfistas profesionales escuálidos. Su...

COMENTARIOS

INSCRÍBETE AL NEWSLETTER

SÍGUENOS EN :

Aviso legal | Aviso de privacidad | Copyright © 2013 AVANTSEX